Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Reinterpretando el yelmo de Yarm

En los 1950s, un yelmo fue descubierto y ha estado circulando ampliamente entre expertos y recreadores en la última década – el yelmo de Yarm. Cuando fue publicado en 2020, sorprendentemente el artículo no elaboraba en la parte comparativa, el cual atribuye el yelmo al periodo vikingo. En el siguiente artículo, la teoría sobre el origen del siglo X de Caple será contrarrestada (saltarse a la parte comparativa). Se debe añadir que el autor del artículo tiende a pensar que el yelmo no es una falsificación: seria el trabajo de un genio que tuviera conocimiento de paralelos antes de su descubrimiento y tuviera experticia en tipología y del conocimiento tecnológico. El autor del texto añade que el yelmo parece ser de baja calidad, pero la razón de esto es su estado de preservación.

Fotografías del yelmo de Yarm, tomadas por Matt Bunker.


Circunstancias del hallazgo, almacenamiento y publicación

El yelmo fue encontrado en la década de 1950 durante trabajos de excavación en el meandro del rio Tees en Chapel Yard en el pueblo de Yarm, North Yorkshire, Inglaterra. La excavación no tuvo supervisión arqueológica, por lo tanto ningún reporte del hallazgo fue realizado, solo hay una fotografía tomada después del descubrimiento (Caple 2020: Fig. 15). Hasta donde sabemos, este fue un hallazgo solitario, sin otros objetos acompañándolo.

Una vez encontrado, el objeto fue entregado y exhibido en el ayuntamiento local como un “yelmo normando”, donde permaneció hasta 1974. En ese momento el yelmo fue trasladado al Dorman Museum en Middlesbrough, detonando una discusión académica en el espacio público y en las primeras publicaciones (Evening Gazette 1974a-b). La discusión entre el Dorman Museum, El British Museum y la Royal Armories alcanzo el punto de que el yelmo no tenía paralelos directos europeos. Debido al yelmo de Gjermundbu, que fue publicado en 1947 (Grieg 1947), no pudo descartarse que fuera una imitación de este yelmo.

La especulación duro hasta principios del siglo XXI. Mientras el yelmo fue movido al Preston Park Museum en Preston-on-Tees (inv. no. STCMG: 2011.0150), el museo dio paso a su preservación e investigación. Esto fue realizado por Chris Caple de la Durham University, quien cambio la visión académica respecto al objeto. En 2020, Caple público un trabajo llamado The Yarm Helmet (Caple 2020), en el cual describe el yelmo como genuino y datado del siglo X. Parte de este trabajo es un detallado análisis de conservación. La conclusión de Caple fue retomada en subsecuentes trabajos (ej Chiolero 2021: 62; Lopez-Robin 2021: 88-9; Meadows 2019: 59-60; Stylegar-Børsheim 2021: 105; Toplak 2021: 17-9; Vike 2020) y una plétora de grupos interesados del público general.

Dibujo del yelmo de Yarm. Caple 2020: Fig. 3.


Descripción de su construcción y estado actual

La base del yelmo es una banda rectangular de ancho relativamente uniforme, que posteriormente formara la banda circunferencial, de 6,8 mm de ancho, a la que se le ha dado una forma ovalada que imita la de la cabeza, superpuesta al nivel de la nuca y remachada. Ya que la nuca del yelmo no se conserva no es posible determinar la cantidad de remaches utilizados y si la superposición está centrada o ligeramente desplazada del centro. El borde inferior de la banda, exceptuando el área de la cara, esta doblada en ángulo recto hacia afuera del centro del yelmo; el dobles no es parejo y alcanza una longitud de 6.5-10 mm. Había un número desconocido de agujeros en la franja doblada con un espacio de aproximadamente 2-3 cm; estos agujeros representan un sistema de sujeción para el acolchado. Dentro del ovalo ya formado, otra banda rectangular, ie una banda vertical de anchura desconocida, esta remachada en el de oreja a oreja con la ayuda de remaches pares. Análogamente a la banda circunferencial, la banda vertical fue perforada por adelantado a lo largo de sus extremos, donde los hoyos están formados simétricamente, en pares. Cerca del centro de esta banda (en lo más alto del yelmo), hay una protuberancia de hierro con forma de hongo, la cual esta remachada y ligeramente facetada. La protuberancia tiene 18 mm de alto y 13 de diámetro. Dos bandas más cortas, perpendiculares a la más larga (ie. En la línea de la frente hacia la nuca) están remachadas, las cuales están sujetas a la banda circunferencial y a la banda larga vertical a través de pares de remaches. Todas las bandas verticales son lisas sin refuerzos. Al unirse estas bandas, un esqueleto básico se forma, la ventaja del cual yace en controlar el resultado en comparación al tamaño de la cabeza del futuro usuario. La circunferencia del yelmo era de 680-695 mm.

Esquema de la construcción del yelmo de Yarm. Caple 2020: Fig. 2.

Cuatro segmentos triangulares, previamente perforados, fueron insertados por dentro del esqueleto, que al unirse crean el domo del yelmo. Los rellenos están unidos a la banda circunferencial a través de tres remaches y por dos remaches a las bandas verticales. Las esquinas de las bandas verticales probablemente estaban unidas a la banda circunferencial y a los rellenos (así triplicando el grosor del material). Los rellenos son lisos, sin refuerzos. Los rellenos de la nuca son más anchos que los rellenos frontales. Los rellenos y las bandas verticales se unen con un empalme que dobla el grosor del material a los 8-26 mm.

El domo entonces esta equipado con una máscara compuesta, la cual se coloca en el área de la cara. La máscara consiste en un nasal y un par de oculares. El nasal toma la forma de un reloj de arena, es provisto de refuerzos convexos y esta remachada al borde de la banda circunferencial por tres remaches. Está equipado con patitas en el borde inferior, que sirven de base para los remaches que sujetan los oculares. Los oculares curvados están sujetos en dos puntos el nasal y la banda circunferencial; los oculares tienden a ensancharse en la parte inferior.

Todas las partes del yelmo están hechas con un material de 1-2 mm de grosor, el grosor más común es 1.2-1.4 mm. La lamina está hecha de hierro forjado con contenido de fosforo. El remachado es realizado con remaches grandes de cabeza plana. 40 remaches son necesarios para la creación del domo (sin contar el número desconocido de remaches usados en la superposición en la nuca). La máscara idealmente podría unirse con siete remaches, pero los oculares están fortalecidos por múltiples remaches debido a reparaciones o refuerzos a nivel de la banda circunferencial. 35%-40% del yelmo esta faltante, particularmente, los dos rellenos izquierdos vistos desde la máscara y una gran parte de la banda circunferencial en la nuca. Es claro que ambos la corrosión y la actividad de una maquina agraria contribuyeron a la destrucción. El peso actual del yelmo es desconocido.

Diagrama de los hoyos y remaches del yelmo de Yarm. Caple 2020: Fig. 5.


Análogos y datación

Debido a la construcción de su domo, el yelmo indudablemente cabe dentro de la categoría de los llamados Bandhelme (yelmos de bandas), como evidencia la forma general, el ancho de las bandas y el número de remaches usados. Variantes operando con domos de cuatro segmentos y bandas verticales separadas son comunes en los siglos VI al VIII (Miks 2009: Abb. 4), Pero el uso de una banda larga de oreja a oreja es aún una variante desconocida y casi no tenemos paralelos de ello. La banda larga usada de frente a nuca ocurre en el continente, medio oriente (Vogt 2006: 283-293) y la Inglaterra anglosajona (Hood et al. 2012; Meadows 2019; Tweddle 1992), con un subconjunto que tiene bandas solidas en ambas direcciones que se cruzan en lo alto (Bretzenheim y Voivoda, vease Vagalinski 1998; Vogt 2006: 283-6).

Esquema de construcción de los llamados Bandhelme. Miks 2009: Abb. 4.

La posición inversa de las bandas solo puede verse en los yelmos europeos de banda, una pieza encontrada en Bremen al norte de Alemania en 1924 (Grohne 1929: 73-5; Lonke 1925; 1946: 37-41; Vogt 2006: Taf. 56). Aparte de las bandas el yelmo se caracteriza por remaches puntiagudos, los cuales comparte con un yelmo descubierto en Groningen, Paises Bajos, in 1941 (van Griffen 1954; Kubik 2016: Fig. 16). Ambos yelmos son relevantes para determinar el yelmo de Yarm ya que sus bordes están doblados hacia afuera (pero las similitudes acaban aquí ya que la banda circunferencial esta remachada por dentro del domo y carecen de mascara). Los yelmos de Bremen y Groningen se perciben como la influencia del armamento tardío sasánida en la tradición europea (Kubik 2017b: 138), aunque no es posible determinar si los yelmos son de origen iraní o copias europeas (Kubik 2016: 100). Vogt evalúa estos dos yelmos como no relacionados con la producción de yelmos de banda y los considera como altomedievales (Vogt 2006: 84), la cual no es una opinión aislada (Werner 1949: 179). Dadas las nuevas investigaciones de Kubik, que datan los remaches puntiagudos en el armamento sasánida de la mitad del siglo VII a principios del IX (Kubik 2017a: 158), esta visión puede ser rechazada, así como la idea de que fueran yelmos del siglo VI (Caple 2020: 54; Hejdová 1964: 69). Basado en este conocimiento y en la iconografía de lo que hoy es Jordania, los yelmos de Bremen y Groningen pueden ser datados aproximadamente de 650-800 (Kubik 2016: 99). Los otros pocos yelmos con un borde ligeramente curvado con hoyos vienen de la localidad búlgara de Novakovo y pueden datarse de los siglos V-VI (Biernacki 2012; Parušev 2002). Respecto al domo, el yelmo no puede datarse en un horizonte posterior al 800 DC – como muestra uno de los ejemplos más tardíos, el yelmo de Coppergate, el cual data del tercer cuarto del siglo VIII (Tweddle 1992: 1082).

Los yelmos de Groningen (izquierda) y Bremen (derecha). Kubik 2016: Fig. 16.

El yelmo de Novakovo. Parušev 2002: Обр. 2; Foto tomada por R. V. Sidorenko.

La máscara es percibida por Caple entre otros como una razón para la datación en la era vikinga, aunque, las máscaras de antifaz de forma similar aparecen repetidamente desde la era vendel (Arwidsson 1942: 26-35; 1954: 22-8; 1977: 21-33; Lindqvist 1931; 1950; Nerman 1969: Taf. 66; Stolpe 1912: Pl. V, XXXVI) hasta la alta edad media (Plavinski 2003; 2013: 80-3 e iconografía numerosa). La naturaleza compuesta de la máscara es un buen indicador de que tratamos con una máscara del periodo vendel o vikingo, como evidencia las máscaras de los yelmos de las tumbas 5, 6, 7, 8 de Valsgärde y las máscaras de Tjele y Kyiv (Tweddle 1992: Figs. 546, 555, 561-2). En términos de construcción y no de decoración, la máscara de la tumba 6 de Valsgärde es el paralelo más cercano, ya que consiste de un nasal y dos oculares remachados. Los hallazgos de Tjele y Kyiv son similares en que también tienen bases extendidas para sujetar los oculares. Las tumbas de Valsgärde pueden datarse en el periodo de 550-720, con la tumba 6 cayendo dentro de la datación absoluta de 620-720 (Kyhlberg 2013: 111).

Diagrama de construcción del yelmo de la tumba 6 de Valsgärde. Arwidsson 1942: Abb. 19; Tweddle 1992: Fig. 555a.

El nasal de reloj de arena es una característica común de los yelmos altomedievales, pero los refuerzos en el nasal son inusuales, y el yelmo de Yarm solo tienen un análogo en este respecto –un yelmo de la parte holandesa del rio Maas, que fue descubierto en 1981 a más tardar (Waurick-Böhme 1992: 100, 104). El yelmo es datado por varios autores en el siglo XI o XII (e.j. Bravermanová et al. 2019: 268, 284-5; Riemer 2020). El refuerzo debe entenderse como una característica practica que fortalece una parte susceptible del yelmo, y no como un elemento de significancia cronológica.

Yelmo del rio Maas. Waurick – Böhme 1992: 104.
Foto tomada por el Roman-Germanic Central Museum en Mainz.

La protuberancia con forma de hongo en lo alto del yelmo también debe ser resaltada como sin importancia cronológica. Es verdad que los yelmos Bandhelme carecen de esta característica, de cualquier manera, similares pueden ser encontrados en un número de Spangenhelme (Vogt 2006: Abb. 16) y tambien en yelmos de los siglos X al XIII (ej Asaris 2003: Fig. 5; Gessler 1929: Taf. VI; Grieg 1947: Pl. VI; Schneider 1967: Abb 13). Por lo tanto la protuberancia no contribuye a una datación más precisa.

Protuberancias de los llamados Spangenhelme. Vogt 2006: Abb. 16.

El análogo más cercano es una pieza que fue supuestamente encontrada en el rio Somme cerca del pueblo de Abbeville, Francia (Robert 1890: 167; Viollet-le-Duc 1875: 104-5) y fue manejado por el arqueólogo Boucher de Perthes (1788 – 1868) al Musée d’artillerie en Paris, Musée de l’Armée hoy en día. El objeto aún existe pero es considerado una falsificación (platica personal con Nicolas Philippe Baptiste). Antes de republicarlo, podemos señalar una construcción similar que opera con bandas y rellenos, una orilla doblada y perforada, y un nasal separado reforzado, sumado a esto, encontramos pequeñas carrilleras en el yelmo, que están dobladas en su parte superior y unidas al borde saliente del yelmo, y una franja cubriendo la nuca. El yelmo tiene similitudes con el yelmo de Yarm y el de la tumba XIV de Vendel, y por lo tanto debe situarse en un periodo similar de ser original.

Yelmo del rio Somme. Viollet-le-Duc 1875: 104.

Tomando toda la información presentada, el yelmo de Yarm parece ser un desarrollo de los yelmos de banda, o una combinación de ellos y los yelmos oculares. Por los análogos, data entre la mitad del siglo VI y el siglo VIII tardío. Si elaboramos, los siglos VII y VIII parecen más probables, debido a la datación de los yelmos de Bremen y Valsgärde 6. El área de producción del yelmo puede ser descrito como un cinturón desde la actual Gran Bretaña hasta Suecia, incluyendo Países Bajos y el norte de Alemania. El parecido con el yelmo de Gjermundbu (Finales del siglo X, véase Stylegar – Børsheim 2021), Con el que el Yarm se compara, no es accidental, Ya que el yelmo de Yarm es un precursor evolucionario, pero no idéntico cronológicamente, como pensó Caple. No es posible decir si el yelmo es un estado intermedio entre los yelmos de Valsgärde y Gjermundbu, por la falta de material escandinavo de los siglos VIII y IX.

Yelmos del Mar del Norte mencionados en el texto.
El yelmo de Yarm está marcado en naranja.


Conclusiones y reconocimientos

El yelmo, como otros artefactos en el pasado, ha sido aceptado precipitadamente por la comunidad académica como un yelmo vikingo del siglo X, debido a ciertos parecidos con el yelmo de Gjermundbu, Noruega. Comparado al amplio corpus arqueológico, esta asunción no está confirmada y el yelmo de Yarm parece ser cronológicamente más antiguo, hecho seguramente entre 550 y 800 DC. La producción del yelmo para estar relacionada al área del Mar del Norte. Al final, nos gustaría cálidamente agradecer a Chris Caple, quien amablemente nos envió el manuscrito de su trabajo y proveyó respuestas a nuestras preguntas. También estamos agradecidos con Matt Bunker (a quien puedes apoyar en buymeacoffee.com/medicusmatt) por el permiso para publicar las fotos del yelmo de Yarm.

Espero disfrutaras leyendo este artículo. Si tienes alguna pregunta o señalamiento, por favor contáctame o deja un comentario. Si quieres aprender más y apoyar mi trabajo, por favor, dona en mi Patreon o Paypal.

Reproducción del yelmo, hecha por Dmitrij Chramcov (alias Truin Stenja).


Bibliografía

Arwidsson, Greta (1942). Valsgärde 6, Uppsala.

Arwidsson, Greta (1954). Valsgärde 8, Uppsala.

Arwidsson, Greta (1977). Valsgärde 7, Uppsala.

Asaris, Jānis (2003). Couronian helmets. In: Loze, I. B. (ed.). Humanities and Social Sciences, Latvia. Art, Applied Art and Symbols in Latvian Archaeology, Vol. 2 (39), Rīga, 5-17.

Biernacki, A. B. (2012). Early Byzantine Iron Helmets from Novae (the Diocese of Thrace). In: Böhlendorf-Arslan, B. – Ricci, A. (eds.). BYZAS 15, Byzantine Small Finds in Archaeological Contexts, Istanbul, 91-104.

Bravermanová, Milena et al. (2019). Nová zjištění o přilbě a zbroji zv. svatováclavské. In: Archeologie ve středních Čechách 23, 235–310.

Caple, Chris (2020). The Yarm Helmet. In: Medieval Archaeology 64:1, 31-64.

Evening Gazette 1974a = Whose Titfer? A Right Poser. In: Evening Gazette, Yarm, 22 Feb 1974.

Evening Gazette 1974b = It’s A Viking Helmet, Says Clive. In: Evening Gazette, Yarm, 25 Feb 1974.

Gessler, E. A. (1929). Der Helm von Chamoson (Kanton Wallis). In: 37. Jahresbericht des Schweizerischen Landesmuseums, Winterthur, 42-52.

Grieg, Sigurd (1947). Gjermundbufunnet : en høvdingegrav fra 900-årene fra Ringerike, Oslo.

Grohne, Ernst (1929). Bremische Boden- und Baggerfunde. In: Jahresschrift des Focke-Museums 1929, 44–102.

Hejdová, Dagmar (1964). Přilba zvaná „svatováclavská“. In: Sborník Národního muzea v Praze, A 18, no. 1–2, 1–106.

Hood, Jamie et al. (2012). Investigating and Interpreting an Early-to-mid Sixth-century Frankish Style Helmet. In: British Museum Technical Research Bulletin 6, 83–95.

Chiolero, Davide (2021). Elmi con le corna e asce bipenni: l’equipaggiamento del vero guerriero vichingo. In: Arma VirumQue. Rivista universitaria torinese di Storia Militare, 2, 57-73.

Kubik, A. L. (2016). Introduction to studies on late Sasanian protective armour. The Yarysh-Mardy helmet. In: Historia I Świat 5, Siedlce, 77-105.

Kubik, A. L. (2017a). Hełmy Azji Południowo-Zachodniej pomiędzy VI – VIII w.n.e. Zarys problematyki, Siedlce.

Kubik, A. L. (2017b). Mysterious helmet from Verden and its “link” with Tibetan helmets. In: Historia I Świat 6, Siedlce, 133-139.

Kyhlberg, Ola (2013). Leadership cult and burial practise. In: Munktell, Ing-Marie (ed.). Valsgärde 1, 2 & 4, Uppsala, 109-144.

Lindqvist, Sune (1931). En hjälm från Valsgärde, Uppsala.

Lindqvist, Sune (1950). Vendelhjälmarna i ny rekonstruktion. In: Fornvännen 45, 1–24.

Lonke, Alwin (1925). Ein Spangenhelm aus Bremen. In: Praehistorische Zeitschrift 16, 196-197.

Lonke, Alwin (1946). Römisch-Germanisches. Sechs Untersuchungen, Gießen.

Lopez, Anne – Robin, Anthony (2021). Actualité archéologique. In: Moyen Âge 124, 86-91.

Meadows, Ian (2019). The Pioneer Burial: a High-Status Anglian Warrior Burial from Wollaston Northamptonshire, Oxford.

Miks, Christian (2009). Relikte eines frühmittelalterlichen Oberschichtgrabes? Überlegungen zu einem Konvolut bemerkenswerter Objekte aus dem Kunsthandel. In: Jahrbuch des Römisch-Germanischen Zentralmuseums 56, 395-538.

Nerman, Birger (1969). Die Vendelzeit Gotlands II. Tafeln, Stockholm.

Parušev 2002 = Парушев, Веселин (2002). Средновековен шлем от Варненско // Оръжие и снаряжение през късната античност и средновековието IV – XV в. Отв. ред. Baлepu Йomoв et al., Варна, 191-194.

Plavinski 2003 = Плавінскі, Мікалай (2003). Слонімскі шлем (датаванне і паходжанне) // Гістарычны Альманах №8, Гродна, 137-144.

Plavinski 2013 = Плавінскі, Мікалай (2013). Узбраенне беларускіх земляў Х–ХІІІ стагоддзяў, Мінск.

Riemer, Ellen (2020). IV.12. Nasalhelm. In: Die Kaiser und die Säulen ihrer Macht. Von Karl dem Großen bis Friedrich Barbarossa, Darmstadt, 400.

Robert, Leon (1890). Catalogue des collections composant le Musée d’artillerie en 1889, T. 2, Paris.

Schneider, Hugo (1967). Des Helm von Niederrealta: Ein neuer mittelalterlicher Helmfund in der Schweiz. In: Waffen- and Kostumkunde 9/2, München, 77-90.

Stolpe, Hjalmar (1912). Graffältet vid Vendel, Stockholm.

Stylegar, F. H. – Børsheim, Ragnar (2021). Gjermundbufunnet – en småkonges grav med østlig tilsnitt på Ringerike. In: Viking LXXXV, 89–122.

Toplak, Matthias (2021). Bewaffnung und Kriegsführung. In: Toplak, Matthias (ed.). Die Wikinger – Seeräuber und Krieger im Licht der Archäologie, Darmstadt, 12-21.

Tweddle, Dominic (1992). The Anglian Helmet from 16-22 Coppergate, The Archaeology of York. The Small Finds AY 17/8, York.

Vagalinski, Lyudmil (1998). Ein neuer spätantiker Segmenthelm aus Voivoda, Schumengebeit (Nordostbulgarien). In: Archaeologia Bulgarica 1, 96-106.

van Griffen, A. E. (1954). Zwei merkwürdige Funde. In: Palaeohistoria 3, 225-244.

Vike, Vegard (2020). The Viking helmet from Yarm. In: Museum of Cultural History, visited 26. 12. 2021. Available from: https://www.khm.uio.no/english/news/the-viking-helmet-from-yarm.html.

Viollet-le-Duc, Eugéne (1875). Dictionnaire raisonné du mobilier français de l’époque carlovingienne à la Renaissance, T. 6, Paris.

Vogt, Mahand (2006). Spangenhelme: Baldenheim Und Verwandte Typen, Mainz.

Waurick, Götz – Böhme, H. W. (1992). Das Reich der Salier, 1024-1125. Katalog zur Ausstellung des Landes Rheinland-Pfalz, Sigmaringen.

Werner, Joachim (1949). Zur Herkunft der frühmittelalterlichen Spangenhelme. In: Praehistorische Zeitschrift XXXIV/V, 178-193.

Leave a Reply

Your email address will not be published.